Community Lifestyle

CABINETT x Fundación El Sueño de Vicky

CABINETT se suma a la lucha contra el cáncer infantil de la fundación El Sueño de Vicky con la venta de dos pulseras solidarias.

El cáncer infantil es la primera causa de muerte infantil entre los 2 y los 16 años, en España se diagnostican 1.500 casos y fallecen 500 niños al año. Por su casuística, el cáncer infantil es considerado enfermedad rara y teniendo en cuenta que en nuestro país hay catalogadas hasta 7.000 de estas enfermedades, la ayuda que se destina a cada una no es suficiente.

Cuando en verano de 2016 a Vicky le diagnostican un tumor cerebral, su madre Laura lo tuvo claro: hacía falta más investigación. “Vi cómo la evolución del cáncer de mama a través de la publicidad había hecho que se recaudaran muchos fondos, sin embargo, con el cáncer infantil se da mucho apoyo cuando los niños están enfermos pero es un tema que hay que investigar”, comenta. Al poco tiempo de crear la fundación, desgraciadamente Vicky falleció pero Laura no se rindió. “Ahí tenía más sentido todavía que la muerte de Vicky podía significar esperanza para otros niños”.

Bajo el lema ‘Los niños con cáncer no necesitan milagros, necesitan investigación’, la fundación El Sueño de Vicky, con Laura y Alexandra a la cabeza, no ha dejado de concienciar a la población sobre el cáncer infantil y a través de desayunos, retos deportivos, eventos y campañas han ido recaudando fondos para su investigación. “Al saber la realidad, incita más a ayudar, a hacerlo público, a divulgarlo. Cuanto más se sepa la realidad del cáncer infantil, más fácil es concienciarse”, explican. Con trabajo, con apoyo y sin perder nunca la esperanza, El Sueño de Vicky se ha involucrado en tres proyectos: en la Inmunoviroterapia del tumor cerebral ATRT del CIMA de la Universidad de Navarra, en la unidad de tumores cerebrales pediátricos del Hospital Niño Jesús de Madrid y en el ensayo clínico en pacientes pediátricos con tumores malignos recurrentes o refractarios del sistema nervioso central en el Hospital La Paz de Madrid.

A través de sus dos pulseras la fundación consigue que cualquiera que quiera contribuir tenga siempre presente esta causa. Su pulsera dorada hace honor al color de la lucha contra el cáncer infantil, el dorado. “Es el color de los tesoros, y al final los niños son nuestro bien más preciado”, dice Laura. Y la pulsera de tela gris, color de la lucha contra el tumor cerebral, con estrellas es un particular homenaje a Vicky. “Mi hija siempre estaba cantando la canción de ‘Estrellita, ¿dónde estás?’ y para explicarle a sus hermanos que cuando Vicky ya se fue al cielo la única manera que tenían de verla era diciendo que era la estrella que más brilla en el cielo y que nos guía el camino”, relata.

Todos podemos aportar nuestro granito de arena para luchar por los más peques, cuanta más visibilidad tenga el cáncer infantil más cerca estaremos de vencerlo. “Si nos ponemos manos a la obra, hacemos ruido y se recaudan fondos para investigar como es debido quizá deje de ser considerada una enfermedad rara”, explica Laura. ”Creo que hay cánceres que hoy en día son letales y que ojalá dentro de poco tiempo dejen de serlo. O por lo menos que haya tratamientos que le hagan más llevadera la enfermedad al niño, y no le deje unas secuelas irreversibles”.

2 comentarios

Responder a Dácil Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.